domingo, 17 de mayo de 2015

RECOMENDACIÓN 29: EL DIARIO DE NOA.



 


El Alzheimer es una escalera de caracol que va para abajo. 
Borra la memoria, no los sentimientos.

Pedro Simón





1. El cuaderno de Noah, de Nicholas Sparks.




Nicholas Sparks es un escritor estadounidense. Sus diecinueve novelas hablan del amor, la tragedia o el destino. No hay duda alguna de que es un escritor de fama internacional y lo demuestra el hecho de que ocho de sus novelas han sido llevadas a la gran pantalla (Mensaje en una botella, Noches de Tormenta o Última canción, entre otras). 


Su primera novela, El diario de Noah (The notebook) lo escribió en apenas seis meses. Está inspirada en la historia real de los abuelos de su esposa. La editorial Warner Books compró los derechos de publicación por un millón de dólares. Lo primero que compró Nicholas fue un anillo de boda nuevo para su esposa Cathy. 



El diario de Noah es un libro corto que se lee en apenas unas horas y que te atrapa por la historia que nos cuenta. No hay que olvidar tener a mano una caja de pañuelos, eso sí, porque lloras a moco tendido.Es una historia conmovedora, dulce, triste, hermosa, trágica, romántica y profunda. En esta novela comprobamos que el amor verdadero puede superar todas las barreras, tanto de la edad como de los prejuicios sociales o la enfermedad. 


La novela está relatada desde la mirada del anciano Noah, que reside junto a su esposa en una residencia de mayores, pues Allie sufre de Alzheimer. El anciano, de 84 años y con tres infartos en su historial clínico, lucha todos los días para que ella recuerde, le deje acercarse y darle un beso, le hable o sencillamente le sonría.  Allie no reconoce a su marido ni recuerda que tiene hijos y nietos. Cuando la anciana tiene un buen día, él le lee su libro de notas y relee cada día la historia de amor que ellos dos vivieron. 


A través de su cuaderno  la pareja regresa  al año 46: al verano en que se encontraron  y se enamoraron perdidamente. Noah Calhoun cuenta por entonces diecisiete años y trabaja en un aserradero local. Por su parte, Allie, de 15 años, pertenece a otra clase social  más elevada. Está pasando las vacaciones en el pueblo. A los padres de la chica no les hace gracia esa relación, pero juntos pasan el verano de idílica forma, prometiéndose amor eterno; al final se separan y no vuelven a verse hasta catorce años después.  

Durante un tiempo, Noah le ha escrito cartas de amor que nunca obtuvieron respuesta por parte de ella. Más tarde se enterará de que han sido los padres de ella quienes las han escondido.  Unas semanas antes de que Allie se vaya a casar con un famoso abogado, se encuentra con Noah, que sigue amándola. Ni la distancia ni en tiempo ni la Segunda Guerra Mundial han logrado que se vaya de su corazón.


2. El diario de Noa, de Nick Cassavetes.



El diario de Noa es una película dirigida por Nick Cassavetes (al que podemos ver como actor en Cara a cara o Delta Force III, entre muchas otras). En España se estrenó allá por el 2004 y la película recibió doce premios y tres nominaciones. Para mí, es sin duda la mejor adaptación de Sparks que se ha llevado al cine.



Está protagonizada por Ryan Gosling (Noah de joven), James Garner (Noah anciano), Rachel McAdams (Allie de joven) y Gena Rowlands (Allie de anciana). Para mí los cuatro actores le dan mucha credibilidad a la historia. Es una película que no pasa de forma indiferente y que te hace llorar en muchas de las escenas que se viven.


Muchas películas tratan de enfermedades, pero la mayoría no suele reflejar la realidad de las mismas y creo que El diario de Noa, a pesar de ser una historia romántica, sí relata el lado más doloroso del Alzheimer.  Esta enfermedad, que no tiene cura,  llega a la vida de los protagonistas de forma inesperada. Ella es la que padece la enfermedad, pero es él quien sufre día a día los cambios de humor, el olvido e incluso la agresividad. 



La película  refleja una bella historia de amor, sin tapujos, transparente y muy emotiva. De esas que todos quisiéramos para nosotros. Existe, además, un final alternativo, o más bien ampliado. En uno acaban abrazados en la cama y  dándose un beso de buenas noches, y en el otro aparecen al día siguiente ambos en la cama pero cogidos de la mano y muertos. 


He visto varias veces la película y me es imposible no buscar varias diferencias con el libro. En la novela, Noah y Allie se vuelven a ver después de catorce años, en la película son sólo siete. En la novela la pareja se conoce en el verano de 1932, mientras que en la película fue en los años 40.  En la novela Noah le escribe una carta al mes, durante dos años y medio, mientras que en la película le ha escrito una misiva diaria. La madre de Allie es quien se opone a la relación en la película, mientras que en la novela es el padre. En la película Allie  tiene demencia senil y en la novela sufre de Alzheimer. La idílica relación y la química que despertaban Ryan Gosling y Rachel MacAdams en el film no fue real, o al menos al principio. Ryan no soportaba a la actriz y le pidió al director que la cambiara, pero del odio al amor hay un paso y, tras el rodaje, se convirtieron en pareja real (una relación de más de tres años).



Y como añadidura, podemos comentar algunos aspectos curiosos del rodaje. Se rumoreó que Rachel recibió el guión la noche antes de su audición, mientras asistía al estreno de otra película en la que intervenía. Entre sus competidoras estaban actrices de la talla de Jessica Biel, Britney Spears o Ashley Judd.

La actriz Gena Rowlands (interpretó a Allie de mayor) es la madre del director  Nick Cassavetes. Las escenas del final, cuando Noa y Allie interpretan  sus papeles de mayores, fueron rodadas al principio; después, Ryan Gosling tuvo que perder cerca de 10 kilos y raparse la barba para volver a interpretar a Noa de joven. Por cierto, que Ryan estuvo aprendiendo a hacer muebles y de esos ensayos salió la mesa de la cocina que aparece en la película. 


Ryan Gosling fue siempre el único candidato para interpretar a Noa. "Tú no eres como los otros actores jóvenes que hay en Hollywood. No eres guapo, no eres genial, eres solo un tipo normal que parece un poco loco”, le dijo el director.



Por último, hay que indicar que hubo varios errores de cálculo: Allie y Noa escuchan en 1940 la canción de Billie Holiday “I’ll  be seeing you”, pero esta versión no se grabó hasta el año 1944. Asímismo, cuando la pareja pasea después de ir al cine, se observan parquímetros por la calle, pero estos no comenzaron a usarse en Carolina del Sur hasta el año 1947. Cosas del directo…


Para una tarde en casa de llanto. ¡No falla!






Águeda Conesa












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada