sábado, 20 de junio de 2015

RECOMENDACIÓN 33: 80 AÑOS DE "LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ".


LO QUE EL VIENTO SE LLEVO






¡A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!
Scarlett O’Hara

Francamente, querida, me importa un bledo
Rhett Butler




Se acaban de cumplir 80 años de la publicación de la primera edición de Lo que el viento se llevó, en junio de 1936.

¿Quién la iba a decir a Margaret Mitchell que su fractura de tobillo le iba a valer para escribir la novela, quizá, más vendida de la historia?
Su  segundo marido la animó a que escribiera algo propio, pues ya no quedaban libros de historia que leer en la biblioteca pública.
La periodista, de Atlanta, creó una obra maestra a la que aportó su extenso conocimiento sobre la Guerra de Secesión, así como sus tormentosas relaciones de pareja.  El éxito no se hizo esperar y, antes de la Navidad de ese año, ya se habían vendido más de un millón de ejemplares. Lo que nunca se imaginó la novelista era que, en 1937, le iban a conceder el Premio Pullitzer.
Supongo que tampoco se imaginaría  David  O. Selznick (productor de cine que adquirió los derechos del libro para llevarlos al cine) que nada más salir a la venta sería una obra maestra del celuloide. Margaret no volvió a escribir ninguna novela más, pues con apenas 49 años moría tras ser atropellada por el taxista Hugh D. Gravitt, quien conducía a gran velocidad y además, estaba fuera de servicio.

Lo que el viento se llevó es una excelente novela y, aunque sea muy extensa, (1056 páginas) no se hace pesada.  El escenario que elige la escritora es la Guerra de Secesión ( entre los años 1861 y 1865) Los dos bandos enfrentados fueron los estados del Norte (la Unión) contra los Estados Confederados de América, integrados por 11 estados del Sur. Además está aderezada con varias historias de amor, de pasiones, de muertes, de odios, venganzas  y de rencores. Tiene largas descripciones de dicha guerra, de las ciudades arrasadas y de las plantaciones sureñas antes y después del conflicto bélico.

Es difícil resumir toda la novela, debido a los numerosos personajes que en ella aparecen. La trama, dividida en cinco partes, gira en torno a la vida  de Scarlett  O’Hara de 16 años de edad e hija del esclavista  Geral O’Hara y de Ellen, de familia aristócrata.  Scarlett vive en Tara, una  gran plantación en el estado de Georgia, junto a sus hermanos Suellen, Carreen  y Gerald.  


Primera parte: Corre el año 1861. Se va a celebrar una fiesta en la hacienda “los doce Robles” propiedad de la familia de Ashley Wilkes. Scarlett, enamorada de él, se entera éste se casa con Melanie Hamilton (prima). Allí le declara su amor, pero es rechazada. Despechada, por esa boda, acepta casarse con Charles, hermano de Melanie, pero al que desprecia.  En dicho ágape conoce a Rhett Butler, de 35 años y que la mira con descarado deseo. Allí descubre que Rhett  fue expulsado del ejército de  West Point y que tiene muy mala reputación. Antes de estallar la Guerra Civil, Scarlett  se casa  y al poco de la contienda su marido muere de pulmonía.  Se queda viuda y con un hijo (Wade). Scarlett es enviada por su madre a Atlanta para pasar una temporada con la tía de Charles y Melanie.

Segunda parte: primavera de 1862. En Atlanta, y junto a Melanie,  realiza las funciones de enfermera voluntaria para atender a los heridos. Lo hace de mala gana. Para recaudar fondos para la causa confederada organizan una fiesta y allí vuelve a encontrarse con Rhett, que tiene una pequeña flota de barcos y se dedica al contrabando. Comienza a verse y se hacen amigos.  Por Navidad  (1863) regresa Ashley y Scarlett vuelve a declararle su amor, pero él sólo le pide que cuide de Melanie, quien está embarazada.  Unos meses más tarde se enteran, por mediación de Rhett,  de que Ashley está prisionero en un campo de concentración

Tercera parte: tras largos meses de sangrientas batallas, el ejército yanqui de Sherman está a las puertas de Atlanta (1864). Scarlett quiere volver a Tara pero Melanie está muy débil debido al embarazo y no es aconsejable la huida. Sobreviven con privaciones y solas. Los yanquis entran  y saquean la ciudad y Scarlett pide ayuda a Rhett para que las saque de la ciudad, tras dar a luz Melanie.

Ya a las a fueras de la ciudad Rhett siente vergüenza de no haber ido a la guerra y, aún sabiendo que la causa está perdida, se marcha, y por vez primera besa en los labios a Scarlett. Camino de Tara ve que las haciendas de sus vecinos han sido arrasadas y quemadas. Al llegar a su casa, su padre, que ha perdido el juicio,  le informa que su madre ha muerto de tifus y que sus hermanas están en cama.
Observa que los esclavos negros se han ido con los yanquis. Sólo queda la negra Mamita (niñera y ama de llaves) y otro matrimonio negro. Su hacienda no ha sido arrasada porque sirvió de cuartel general de Sherman, pero se llevaron todo lo que había de valor. Las tierras son inservibles y no hay animales. Scarlett se hace cargo de todo y eso hace que se convierta en una déspota. Un día entra en casa un soldado yanqui que quiere robar y ella lo mata de un tiro. Con la ayuda de Melanie le quitan el dinero, el caballo y lo entierran.
En abril de 1865 la guerra acaba con la derrota del Ejército Confederado. Ashley ha llegado a Tara, pero en pésimas condiciones físicas y psíquicas. Scarlett contrata a Will Benteen como su mano derecha, tras salvarle la vida.

Cuarta parte: enero de 1866. Scarlett, con muchos esfuerzos, intenta sacar adelante a todos. Pero ahora debe enfrentarse a la codicia de los políticos corruptos del Norte (Carpetbagger) que oprimen a Georgia tras la guerra y que quieren adueñarse de Tara con abusivos impuestos que ella no puede pagar. Ella busca el consuelo en Ashley e incluso se le ofrece, pero él se muestra pasivo y vuelve a rechazarla.
Escarlata  se entera que Rhett ha regresado a Atlanta y que tiene dinero. No duda en ir en su busca. Cuando llega se entera que está en prisión y, condenado a morir en la horca, por matar a un negro y por haberse apoderado del dinero de las supuestas reservas del Sur y que se esfumó tras la derrota. Su mente maquina seducirlo y tras su muerte en la horca, quedarse viuda y rica. Rhett está a punto de caer en sus redes, pero al decirle que no es rico discuten y llena de odio se marcha.
Desesperada y baja de esperanza, se encuentra con el maduro Frank Kennedy, el prometido de su hermana Suellen. Éste le informa que tiene una tienda, que se ha convertido en un próspero negocio y que con el dinero que ha conseguido ahorrar quiere adquirir un aserradero. 
Scarlett sabe que su hermana es egoísta, frívola y no ayudará a no perder Tara, por lo que no duda en mentirle a Frank diciéndole que Suellen va a casar con otro. Aunque no le gusta, porque es mayor, feo y sin carácter, logra que se case con ella y así logra pagar los impuestos y salvar Tara. Poco a poco se va haciendo con la dirección de los negocios del marido.
A las pocas semanas se encuentra con Rhett que ha sido puesto en libertad sin cargos. Le confiesa que los delitos eran reales pero que tras chantajear a un alto funcionario del Gobierno salió libre. Le presta dinero para que pueda comprar el aserradero y lo pone a su nombre.




Gracias al auge que está tomando la construcción Scarlett se hace con su propio dinero, que invierte en Tara.  En los negocios todo vale y no le importa mentir, arruinar a gente, aumentar los precios para tener más dinero e incluso hacerse amiga de los yanquis. Poco tiempo después se entera, para disgusto suyo, que está embarazada por segunda vez. Sigue con su amistad  y coqueteos con Rhett. Su padre que estaba borracho se cae del caballo al saltar una valla y muere. Vuelve a Tara y da el consentimiento para que Suellen se case con Will, el administrador de la plantación. Estando allí se entera de que Ashley se va con su familia a Nueva York para trabajar en un banco.  Ella con la ayuda de Melanie le convence para que se haga cargo de la dirección de un aserradero y así tenerle cerca.
Scarlett da a luz a una niña (Lorena), en una ciudad llena de tensiones por las actividades del Ku Klux Klan  (organización clandestina de blancos ex confederados que hace actos criminales contra los negros). Scarlett contrata a un guardaespaldas debido a que su marido no quiere que salga de casa. Éste hombre es un ex convicto despiadado, acusado de matar a su esposa.

En medio de todo esto Rhett regresa a la ciudad y le reclama el dinero que le prestó. El segundo marido de Scarlett muere en una lucha con los soldados yanquis cuando, junto con Ashley, y otros miembros del Ku Klux Klan intentan vengar un ataque que sufrió Scarlett en un poblado de indigentes negros y blancos. Rhett se entera de donde será la lucha y va buscar a Ashley, que ha sido herido por un disparo. Tras el entierro de Frank, Scarlett se emborracha para tratar de olvidar cómo ha tratado a su esposo. En ese momento llega Rhett y le propone matrimonio. Ella dice le dice que sí, pese a la oposición de la familia y amigos.

Quinta parte: Durante la luna de miel Scarlett disfruta del dinero  que derrocha Rhett con ella,  incluso ha mandado que construyan una gran mansión, pero ella no ha podido olvidar a Ashley. Aunque entre los dos comienzan a surgir desavenencias, se queda embarazada por tercera vez. Nace Eugenia Victoria y Rhett le pone el apodo de Bonnie Blue. Se convierte en un padre muy cariñoso y tierno hasta el punto que su niña se convierte en su obsesión. También se comporta como un buen padre con los otros hijos de Scarlett.
Scarlett regresa al aserradero que dirige Ashley y ése le da a entender que siente celos de su marido, por lo que renace la esperanza en ella. A su regreso a casa le dice a Rhett que como no quiere más hijos, dormirán en habitaciones separadas, ante el enfado del marido.
Melanie organiza una fiesta sorpresa por el cumpleaños de su marido y le pide a Scarlett que lo entretenga en el almacén ese día. Entro los dos surge una charla rememorando los viejos tiempos. En ese momento aparece India (hermana de Ashley) y pronto corre el rumor de que entre ellos hay algo más que amistad. Scarlett teme la reacción de su marido y éste la obliga a que asista a la fiesta. Allí,  Melanie se muestra muy cariñosa con ella pese a las murmuraciones de los invitados.
Ya en casa surge una fuerte disputa entre Scarlett y Rhett, que está borracho.  Ella intenta huir, pero él la lleva al dormitorio y la fuerza sexualmente. Ella al inicio se resiste, pero después de deja querer. A la mañana siguiente Rhett se ha marchado de casa y no regresa en varios días y cuando lo hace le dice que se lleva a la niña de vacaciones por largo tiempo.

Scarlett se ha quedado embarazada de Rhett, pero cuando la gente se entera piensan que es de Ashley. Al cabo de varios meses regresa Rhett y se muestra frío y distante con ella y sin poder evitarlo le cuenta que está embarazada. Él  le pregunta si es de Ashley. Scarlett se pone fuera de sí y le grita que es de él. En un intento de agresión de ella hacia el marido se cae por las escaleras y sufre un aborto que casi le cuesta la vida. Rhett se refugia en la bebida porque se siente culpable.  Un mes más tarde Scarlett se marcha a Tara para reponerse. Mientras Rhett le vende los aserraderos a Ashley. 

La única alegría del matrimonio es la niña de cuatro años, pero un día saltando una valla se cae del caballo y muere.  Scarlett le echa la culpa al padre y éste se refugia con el cadáver en la habitación durante varios días, sin permitir que la niña sea enterrada.  Es Melanie quien le convence. Tras el entierro ella intenta pedirle perdón a Rhett por todo el daño que le ha causado y porque necesita de su cariño y apoyo. Incluso le dice de volver a tener otro hijo, pero ya es tarde.
Rhett se muestra como un extraño y ella coge a sus otros hijos y se marcha. Estando de viaje recibe la noticia de que Melanie está muy grave tras sufrir un aborto.  En su lecho de muerte, Melanie le ruega que cuide de su hijo y de Ashley. Scarlett regresa a su casa para decirle a Rhett que Melanie ha muerto y que le quiere mucho, pero entonces su marido le dice que se divorcie y se puede casar con Ashley.
Ella, a pesar de decirle que le ama, no logra convencerle de ello. Su amor llega tarde, le dice y, además le confirma, que se irá de casa. Scarlett le pregunta: “ Si tú te marchas, ¿qué será de mí?. Rhett le responde: “Querida mía, me importa un bledo”. Scarlett se va a Tara con la firme convicción de que recuperará a su marido.
La novela deja un final abierto a la imaginación del lector y la incógnita de qué pasará entre Scarlett y Rhett.
La película, por otro lado, es muy fiel a la novela, aunque tiene algunos cambios. Tiene una duración de 239 minutos y se estrenó en el año 1939.  Narra la tormentosa historia de amor entre la obstinada sureña Scarlett, a quien dio vida Vivien Leigh y el mujeriego Rhett Butler, que es interpretado por Clark Gable. Además de Leslie  Howard, como Ashley y Olivia de Havilland, como Melanie.

Los protagonistas, junto al director Fleming.

El film se rodó con cinco directores distintos: George Cukor, y  Víctor Fleming; además de la ayuda de B. Reeves Eason, Sam Wood y William Cameron.

El primer director elegido por el productor David O. Selznick, fue  George Cukor, pero desde el inicio del rodaje hubo desavenencias sobre el guión y lo lento que iba el rodaje. A las pocas semanas abandona Cukor. También se rumoreó que Gable exigió su despido debido a que el director era homosexual y se sentía incómodo.  Pese a ello,  continuó preparando a Vivien Leigh y a Olivia de Havilland. Víctor Fleming estaba agotado y debido a sus problemas de salud tuvo que ser sustituido por los otros directores.
El guionista, Sidney  Howard, quien se llevó un Óscar, logró hacer un magnífico trabajo y lo más fiel posible a la novela. La producción costó en aquellos momentos más de cuatro millones de dólares y contó con más de 50 actores de guión y unos 2400 extras.

Los premios que recibió fueron numerosos: además de ganar 8 Óscar (de los trece a los que competía), la película ganó dos premios especiales de la Academia. La actriz Hattie Mcdaniel, quien daba vida a la negra sirvienta Mammy, se convirtió en la primera mujer negra en ser nominada y ganarlo. Pero ni ella y ninguno de los actores afro estadounidenses que aparecieron en la película fueron invitados al estreno de la misma, ocurrido en Atlanta el 15 de diciembre de 1939. Al parecer las leyes que mantenían la segregación racial en las instalaciones públicas hacían imposible la asistencia.

En cuanto a las diferencias con la novela, en la película se eliminaron los dos hijos primeros que tuvo Scarlett  (Wade y Ella Lorena), por lo que sólo tuvo a Bonnie Blue, hija de Rhett.
Se eliminaron las  abundantes diferencias que hay en la novela con respecto a la situación  política de Georgia tras la guerra y en particular a la amistad de los protagonistas con el gobernador republicano Rufus Bullock.
Un dato importante es la del fallecimiento del padre de Scarlett, que fue distinta en la película y donde se eliminaron escenas y se mezclaron otras, lo que ocasionó la supresión indirecta de Suellen en la muerte del padre de ambas.

Si nos fijamos en algunos datos curiosos, al parecer  la relación que mantuvieron Gable y Vivien no era tan idílica, pero se respetaban.  Unos dicen que Clark comía cebollas y que Vivien optaba por fumar muchísimo, asqueada ante el hecho de que el actor usase dentadura postiza.
El actor Leslie Howard era demasiado mayor para interpretar a Ashley (el personaje debía de rondar los 21 años al inicio del film) para hacerle más joven hubo que ponerle una peluca y una buena dosis de maquillaje.
A Vivian Leigh le sucedió algo similar ya que contaba con 25 años y debía de interpretar a una jovencita Scarlett de 16 años.




La película se estrenó en España el 17 de noviembre de 1950, ya que la censura no dejó exhibirla antes: Madrid (Palacio de la Música) y Barcelona (Windsor Palace), y estuvo en cartel casi un año. En la televisión la pudimos ver el 27 de junio de 1986 en TVE y más de 20 millones siguieron la emisión.

Selección de actores:   la producción fue una de las más caras de su época (4 millones de dólares)   David Selznick no escatimó en gastos y no  fue una tarea fácil encontrar a su Scarlett. Más de 1400 mujeres se presentaron para el papel protagonista, entre las que se encontraban actrices de la talla de Joan Crawford, Bárbara Stanwyck , Elizabeth Taylor o  Katharine Hepburn, pero ésta última no estaba interesada porque había que someterse a algunas pruebas. Un casting que duró dos años, pero que al final se decantó por la inglesa Vivien Leigh. Su interpretación la llevó al estrellato. Más tarde, en una memorable interpretación al lado de Marlon Brando en “Un tranvía llamado deseo” lograría su segunda estatuilla. Murió con 53 años.

Para interpretar a Rhett, el productor negoció con Gary Cooper o Errol Flynn. Cooper rechazó el papel alegando que la película sería un fracaso. Magnífica la elección de Clark Gable. Conocido por su bigote fino, el actor conquistó a muchas mujeres, llegando a casarse cinco veces. Murió de un ataque al corazón con 59 años. Dato curioso es que Gable era el actor favorito de Hitler y éste, conociendo que estaba combatiendo en el conflicto mundial, ofreció una recompensa para el que se lo entregase vivo.

Una obra, en fin, a la que le queda vida por muchos años que cumpla. 




Águeda Conesa


1 comentario:

  1. Una película que no te deja indiferente y que de tarde en tarde, apetece verla.

    ResponderEliminar