domingo, 20 de diciembre de 2015

RECOMENDACIÓN 52: V DE VENDETTA





V de Vendetta es un cómic con guión de Allan Moore e ilustración de David Lloyd. Escrito durante 5 años, desde el 1881 hasta el 1988. V de Vendetta se desarrolla en un futuro próximo donde surge el totalitarismo en Inglaterra tras una guerra nuclear. Esta visión seguramente estará influenciada por el surgimiento en aquellos años de movimientos nacionalistas, xenófobos y neonazis. El propio Allan Moore declara en aquel momento:


Ahora estamos en 1988. Margaret Tatcher comienza su tercer mandato y se siente tan segura al respecto que habla de llegar al próximo siglo con un liderazgo continuo. Mi hija pequeña tiene ahora 7 años y en la prensa circula la idea de crear campos de concentración para enfermos del SIDA. La nueva policía antidisturbios lleva visores negros, al igual que sus caballos, y sus furgones transportan videocámaras giratorias en el techo … El gobierno ha expresado el deseo de erradicar la homosexualidad, incluso como concepto abstracto. Y uno solo puede preguntarse contra qué nueva minoría se legislará a continuación. Estoy pensando en llevarme a mi familia fuera de este país muy pronto, dentro de uno o dos años. Es frío, es mezquino y ya no me gusta.





El régimen que se nos describe está tremendamente bien organizado y nos recuerda a 1984. Todos los libros y formas de arte peligrosos están censurados y fuera del alcance de los ciudadanos y los distintos departamentos de este gobierno totalitario se corresponden con las distintas partes del cuerpo. En la “Cabeza” está el líder; “La voz” se encarga de los medios de información, Las “Orejas” pinchan las comunicaciones de los ciudadanos para detectar posibles actividades contra el líder y saber qué es lo que comenta la gente en sus casas. Los “Ojos” son las cámaras de vigilancia, La “Nariz” la investigación, y los “Dedos” la policía encargada de actuar a pie de calle. Así funciona el sistema en continua vigilancia por la seguridad del régimen establecido. En este contexto aparece nuestro protagonista: V.


Un superhéroe que se autodenomina villano en la farsa. 

Eve: ¡Tú … ¡Me has rescatado! ¡Como en un cuento! No me lo puedo creer ¿Qu-quién eres?

V: ¿Yo? Soy el rey del siglo XX. Soy el hombre del saco. El villano. 




Con una máscara de Guy Fawkes, V aparece en escena recuperando el espíritu antisistema del conspirador que intentó volar el parlamento por los aires. V ha sido una víctima del autoritarismo que ahora quiere su vendetta. Vendetta, palabra italiana y relacionada muchas veces con las Venecia del siglo XVII. El cómic está cargado de referencias. Aparecen versos de Shakespeare, libros como Utopía de Tomás Moro, carteles con películas clásicas como los Hermanos Marx y frases en latín. V es un personaje culto que siempre tiene una respuesta inteligente.

Acapara sobre sí todo un enjambre de infamias
Macbeth, de Willian Shakespeare.




Los símbolos también se suceden. Hay uves en todos los sitios y la vendetta nos recuerda al Conde de Montecristo. El cómic, escrito en 1988 se ha mantenido siempre vigente como una historia que habla sobre los ideales, la libertad, la justicia y la anarquía.


La película

En 2006 los hermanos Wachowsky llevan a la gran pantalla esta historia 20 años más tarde. La adaptación se mantiene en su esencia, pero la trama cambia sustancialmente. Una de las cosas que obligan estos cambios es el paso del tiempo. Cuando se realiza una película sobre una distopía en 2005 no se puede ambientar en 1997. La estética del film es bastante distinta y pretende buscar cierta atempralidad. Hay una gran diferencia de vestuario entre una y otra. Después, también hay pequeños cambios como el hecho de que Eve tiene 16 años en el papel y conoce a V cuando está intentando prostituirse, mientras que en la versión en celuloide sobrepasa la mayoría de edad y trabaja para la cadena de televisión del Lider (parece que, a pesar de todo, en la actualidad también tenemos que ceder ante la censura). Los detalles y las críticas más agudas también se pierden en su paso a la gran pantalla, bien para hacer más ligero el denso mensaje del cómic, o bien para poder llegar a un público más amplio. Asimismo, una de las mayores diferencias con el cómic es el final. En el cómic tenemos un final esperanzador y que nos da una idea acerca de cómo continuará la historia. El film tiene un final mucho más espectacular, que siempre es más atractivo en el cine.
La película está extremadamente bien tratada en cuanto a planos, escenas de acción, música e iluminación se refiere. Dirigida por los hermanos Wachowski, el film consigue impactar en la audiencia. Hasta tal punto ha calado en nuestra sociedad que las máscaras de V de Vendetta comenzaron a proliferar en todas las manifestaciones tanto en España como en otros puntos del planeta y grupos como Anonimous la han tomado como un símbolo. 





La película es un film que habla principalmente sobre libertad y moral dejando un poco a un lado la ideología anarquista que en el cómic si se desarrolla. De todos modos, ambas son obras con las que se puede reflexionar y sufrir cierta catarsis para después continuar con nuestra vida dentro del sistema.  



Samuel Jara



No hay comentarios:

Publicar un comentario