domingo, 5 de julio de 2015

RECOMENDACIÓN 35: LA PASIÓN TURCA.


LA PASIÓN TURCA





Creo que la mujer, más que el hombre, 
está hecha para la aventura transoceánica del amor.

Antonio Gala.



Antonio Gala Velasco nació en Brazatortas (1930), un pueblo pequeño de Ciudad Real.  El escritor tiene allí una placa que reza “Aquí nació el escritor cordobés Antonio Gala”. Nunca habla de ese pueblo, aunque su padre fue médico de dicho lugar. Quizás sea debido a que se marcho a Córdoba muy niño y no echó raíces allí.

Tengo que confesar que no es de mis escritores favoritos, pero no hay duda alguna de que Gala ha cultivado todos los géneros (periodismo, poesía, novela, relato, ensayo, guión televisivo….) y eso es de admirar. En la actualidad intenta luchar contra un cáncer.

“La pasión turca” me enganchó desde el primer momento que llegó a mis manos, entre otras cosas, porque no hay nadie como Gala para describir las pasiones y los sentimientos de la mujer. La primera parte de la novela te engancha y absorbe. Sin embargo, he de reconocer que  la acción que trascurre en Estambul se hace pesada en algunos tramos.

Al final no dejas de preguntarte: ¿Cómo se puede perder el juicio de la manera que lo hace la protagonista y abandonarlo todo por un amor egoísta y promiscuo? La novela de Gala nos relata la tormentosa pasión entre Desideria (española) y  Yamán (un turco). Nos habla de cómo ese amor gobernará y destruirá la vida de esa mujer.

La novela está bien narrada y explicada en los cuatro cuadernos en los que Desideria nos desgrana su vida, estando ya viviendo en el país turco. Cómo es capaz de hacer cualquier cosa por estar al lado de la persona que cree amar. No le importan las humillaciones, los malos tratos o la gran dependencia física y emocional que tiene hacia ese hombre. Las páginas finales de la novela  proceden del relato de Pablo Acosta, amigo de Desideria, y que traja para la Interpol.

Desideria es una chica de provincias que se casa con Ramiro, que es bastante religioso.  Ella cree que tiene una vida acomodada y sin sobresaltos. Su marido no la satisface en la cama ni consigue tener un hijo. Para salir de la monotonía suelen hacer viajes con bastante frecuencia, acompañados por dos matrimonios amigos (Felisa y Arturo y Laura y Marcelo). El último viaje que realizan es a Turquía. Allí  Desideria se enamorará de Yamán, que es, entre otras cosas, el guía turístico del viaje. Entre ambos se inicia una relación sexual muy pasional.

A su regreso a España ya nada será igual en la vida de Desi. Abre una tienda de alfombras con el fin de hacer “escapadas” al país turco, con el único fin de seguir esa relación amorosa. En uno de esos encuentros se queda embarazada. Se lo confiesa a su marido y éste, que no puede tener hijos, acepta ese embarazo siempre que ella rompa con Yamán.

Todo parece ir bien en la vida de Desi, pero a los dos meses de nacer Carlos, éste fallece y, tras el entierro del niño, ella abandona al marido y se marcha a Turquía en busca de Yamán. Ya en Estambul vivirá con Yamán humillaciones y vejaciones. Incluso se someterá a un aborto y no volverá a tener más hijos, todo por conservar a ese hombre. Al final, Desideria no puede aguantar más los celos y la vida que lleva con él y tomará una determinación.

La película la dirigió y adaptó Vicente Aranda en 1994. Está protagonizada por Ana Belén (Desideria), Georges Corraface (Yamán), Ramón Madaula (Ramiro), Silvia Munt (Laura), Helio Pedregal (Arturo), Loles León (Paulina), Francis Lorenzo (Marcelo) y Blanca Apilánez (Felisa), entre otros. El film logró un premio Goya a la mejor banda sonora, compuesta por José Nieto.



Antonio Gala y Aranda no lograron ponerse de acuerdo con el final de la película.   Aunque se rodaron dos finales, el escritor no ayudó en el rodaje. En la adaptación de Aranda, éste optó por el desenlace en el que ella dispara a Yamán y huye. Hay que indicar que Vicente Aranda realizó bastantes cambios con respecto a la novela.

El rodaje en Estambul se realizó bajo amenazas de muerte debido a los resquemores de los turcos con algunos aspectos de la novela. Se ha publicado que Aranda contó con la protección de cincuenta policías.
En un principio el director pensó en la actriz Victoria Abril para el papel protagonista, pero al final optó por Ana Belén. Quizás prefirió la sensualidad de ésta al erotismo de Victoria.

Ana Belén contaba con 43 años de edad cuando rodó la película y realmente demostró una gran madurez sexual al interpretar las escenas de alto contenido erótico. Pienso que supo regalarnos todo un recital dramático y erótico a la vez. El papel de Desideria tuvo que ser duro de interpretar, pues a veces encarnaba a una mujer dura, fría, madura, contradictoria, fuerte y débil, a la misma vez que apasionada, erótica y sensual.

Georges Corraface interpretó al turco Yaman (El Único). Francés de nacionalidad y, que allá por los años 90, objeto de deseo de muchas mujeres (y seguro que de algún hombre también), en nuestro país era un actor desconocido pero “La pasión turca” lo acercó a nuestro cine y al idioma, pues no conocía el castellano. Tras el éxito de la película rodó alguna obra más, pero sin tanta repercusión. Personalmente, no me gustó el personaje de Yamán, quizás por ser un individuo egoísta, maltratador, promiscuo, sin escrúpulos  y que usaba a las mujeres como objetos para su lucro.

Como siempre recomiendo la lectura de la novela y la visualización de la película, aunque en este caso las diferencias son más numerosas que en el caso de otras adaptaciones.