domingo, 6 de marzo de 2016

RECOMENDACIÓN 60: SIEMPRE ALICE


SIEMPRE ALICE



Este año es mi última oportunidad para mí.
No creo que me quede mucho tiempo para seguir siendo yo.





El libro fue escrito en 2007 por Lisa Genova (1970) y ganó en el 2008 el Premio Bronte. La escritora es especialista en Neruopsicología y Ciencias Neurológicas.

Esta novela es maravillosa y a la vez asustadiza. Está escrito con mucho realismo y una gran dosis de ternura. Nos habla de la aparición precoz del Alzheimer. ¿Qué sentiríamos si todo lo que hemos vivido desaparece de nuestra mente? Tan sólo nos quedaría la opción de seguir adelante.

Lisa nos narra la historia de Alice, una mujer de 50 años que está orgullosa de lo que la vida le ha deparado hasta ese día en el que le diagnostican esa enfermedad. Es profesora de psicología cognitiva en Harvard, ha escrito varios libros y es una lingüista de gran fama. Es una mujer fuerte e independiente, con un ritmo trepidante de trabajo. Además, tiene un biólogo de éxito por marido y que la quiere. También tiene tres hijos adultos.

Un día dando un paseo se desorienta y no sabe volver a casa, y tras varios olvidos de palabras, teme que lo que le pueda ocurrir no sean olvidos simples. Acude al neurólogo y, tras varias pruebas, le diagnostican Alzheimer precoz, una de las enfermedades más destructivas que hay. Poco a poco comienza a olvidar para siempre esa vida maravillosa.

De tener una mente privilegiada, pasa a ser una mujer frustrada, llena de miedo por no saber qué futuro tendrá. A lo largo de las páginas leeremos cómo Alice va asimilando su enfermedad, la rápida progresión de la misma y cómo su familia lo afronta. Leer la novela es como caminar  y sufrir con Alice a lo largo de 300 páginas, hasta llegar al desenlace final. Hay que tener pañuelos a mano, os lo aconsejo.

En cuanto a la película, Siempre Alice (Still Alice, 2014) fue dirigida por Richard Glatzer y Wash Westmoreland. Ambos directores se conocieron en 1995 y se casaron en 2013, y en 2015 Glatzer murió el pasado año a los 63 años en Los Ángeles, víctima de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad neurológica degenerativa que se le diagnosticó en el 2011.

En el elenco de actores encontramos a Julianne Moore (Alice), Alec Baldwin (John Howland), Kristen Steward (Lydia), Kate Bosworth (Anna) y Hunter Parrish (Tom).
Hay una serie de personajes que acompañan a Alice: John, su marido, que ve cómo va perdiendo poco a poco a su esposa y no es capaz de asumirlo y se marcha a trabajar a otra ciudad; Anna, la hija mayor, que tiene poca paciencia con la enfermedad de su madre); Tom, otro hijo de Alice que sale muy poco; y Lydia, la hija pequeña, que será la que más cuide y comprenda a su madre).


En cuanto a Julianne Moore, creo que es una de las mejores actrices extranjeras que hay. Esta pelirroja de 54 años tiene una cara pecosa en la que se forman arrugas, pero no hay ninguna extraña tirantez, lo que demuestra que odia el bisturí.Me gusta pensar que puedo envejecer de forma natural”, explicó en una entrevista. Logró el Oscar a la mejor actriz en 2015, además de hacerse con el Globo de Oro, el BAFTA y el premio del Sindicato de Actores de EE.UU. Su trabajo en Still Alice para mí es impecable. Sus gestos, la forma de hablar, la mirada perdida… le aportan un gran realismo al personaje. Creo que es la responsable del éxito de la película.


Hay una serie de diferencias entre el libro y la película. En el libro, Alice tiene el cabello oscuro y rizado y en el film es pelirroja, y Lydia es alta y rubia, todo lo contrario que en la película. En el libro Alice está ayudando a su amigo Dan a preparar un proyecto final de carrera, pero en la película no existe este personaje.

Además, a lo largo de la película, Alice se va poniendo a prueba ella misma, anotando palabras para después recordarlas y esto en el libro no sucede.  En la película, tras saber el diagnóstico definitivo, los padres se lo cuentan a los tres hijos. Alice les comunica que la enfermedad es hereditaria, por lo que le recomienda que se hagan las pruebas. En el libro sólo se hacen las pruebas el hijo y la hija mayor. En la película se las hacen los tres y da positiva la hija mayor, que se lo cuenta a través de una llamada de teléfono.

En cuanto al final de la película, sólo se ve a Lydia cuidar de su madre. Ha dejado la ciudad donde vivía para residir con Alice. En el libro, Alice se queda a vivir en la casa de toda la vida y sus hijos se alternan para cuidarla. En definitiva, es una buena adaptación de la novela, aunque se omiten algunos detalles, unos más importantes que otros.



Águeda Conesa




No hay comentarios:

Publicar un comentario