domingo, 11 de marzo de 2018

RECOMENDACIÓN 118: EL PROFESOR DE LITERATURA EN EL CINE (por Noelia Illán)



La figura del profesor ha sido más que explotada en el cine: profesores de música que no paran hasta hacernos sangre en las manos, entrenadores de baloncesto que enseñan más que a encestar el balón, viejos marines que adiestran a jóvenes perdidos de la mano de dios, profesores de historia que rememoran el holocausto y acaban liando la cosa pero que mucho… Esas figuras que nos han servido como fuente de inspiración a muchos profesores (¿dónde vería yo la figura del profe de Latín que mola?) y a los que siempre hemos querido imitar por sus valores, su constancia y perseverancia, su desafío a la autoridad. En definitiva: esos maestros que todos tenemos en mente dentro de la gran pantalla.

Aquí vamos a centrarnos -y dando sólo unas pinceladas- en diez profesores de literatura y/o poesía que protagonizan diez películas sobre docencia. Profesores más o menos dedicados a su labor profesional (la dura Mrs. Sherwood de “Fama”), o más preocupados en otras cosas, como el pobre cazador-cazado de Humbert.


¿Por qué no incluyo “El club de los poetas muertos”? De esta cinta ya se ha hablado lo suficiente y era muy obvio que debía estar en un listado sobre la figura del profesor de literatura en el cine. Por ello, para no hacer un listado de once películas (un número apenas mágico, que poco o nada nos dice…) sólo la mencionaremos, pero no por ello debe despreciarse. ¿Cómo no volverla a ver cada equis tiempo? El descubrimiento de la poesía de los alumnos de un encorsetado colegio privado gracias al Sr. Keating. Ah, y ese momento de las mesas… ¡Quién fuera el señor Keating! Pero vayamos más allá, mi capitán, y hablemos de otros diez profesores de literatura que hemos visto en el séptimo arte.


“Detachment”, de Tony Kaye, protagonizada por Adrien Brody y Christina Hendricks, cuenta la historia de Henry Bathes, un profesor que, aunque conecta bien con los alumnos, nunca se queda el suficiente tiempo como para echar raíces. Se dará cuenta de que no está solo en esa búsqueda de la belleza de un mundo absurdo. El sino del interino vocacional…, pero recogiendo a alguna prostituta de la calle. Hermosa fotografía, por cierto.


Un ya clásico de los 90 nos encontramos en “Mentes peligrosas”: la marine retirada LouAnne -la maravillosa Michelle Pfeiffer-  se mete en los bajos fondos de California, en la escuela Parkmont, a enseñar literatura. ¿Quién dijo que era fácil? Drogatas, madres solteras y delincuentes metidos a raperos de baja calaña: el sueño de todo profesor.


En “La lengua de las mariposas”, basada en la novela de Manuel Rivas, el profesor Don Gregorio -en el contexto hostil del 36 (cómo no, tratándose de cine español, la Guerra Civil…)- enseña a Moncho literatura, pero también mucho más, incluido cómo tratar a las mujeres. Pero claro: con la Iglesia hemos topado. Este tipo de enseñanzas que podía suponer un problema político.


En “Fama” (la película de 1980) Anne Meara (que nos dejó hace dos años) interpretaba a Mrs. Sherwood, la odiosa profesora de literatura que mantenía con Leroy una relación clara de amor-odio. Mítica su frase de “Lee Othello: iba de un negro”. Digno de recordar todo lo que de su boca salía, y si no, vuelvan a verla atentos a la profesora.


“Educando a Rita” está basada en una obra de teatro de mucho éxito en Londres; nos cuenta cómo una aburrida peluquera se apunta a un curso de literatura en la universidad y aprenderá más que títulos de libros junto a un jovencísimo Michael Caine. Más comedia que tragedia, pero digna de mención.


“En la casa”, la película francesa tan nominada a los Oscars, cuenta la historia que todo docente podría contar. Un profesor de literatura francesa, harto del comportamiento de sus alumnos, descubre al chico que pasa desapercibido (¿se sienten identificados los profesores?) y que acabará escribiendo una novela donde será difícil distinguir entre ficción y realidad. Esto último ya es menos probable, pero aún queda para la jubilación, y cosas más raras se han visto…


“Lolita”: siempre prefiriendo personalmente la versión cinematográfica de Irons, el profesor de literatura francesa Humbert Humbert se cuela por la jovencísima Dolores Haze, y que en la novela enseña a la coprotagonista más que poesía. La revista Book consignó a Humbert en tercer lugar de su lista de los 100 mejores personajes de ficción desde 1900. El nombre elegido por Nabokov hace referencia a "sombra" en francés. Como curiosidad, el doble nombre de Humbert viene de la obra de Allan Poe “William Wilson”, un cuento donde el protagonista es atacado por su “doppelganger”.


“Lugares comunes” cuenta la historia de Fernando Robles (un maravilloso Federico Luppi), cuya vida -debido a la crisis en Buenos Aires- se verá afectada por la jubilación anticipada. Paralelamente, su hijo Carlos (que vive en España) ha abandonado su vocación literaria para dedicarse a la informática. Familia y principios morales: conflicto asegurado. No olviden volver a ver el discurso a sus alumnos sobre literatura y docencia: macnífico.


“La última oportunidad” -una cinta mucho menos conocida- cuenta la historia de un profesor de literatura interpretado por Michael Keaton. El protagonista ha abandonado su labor docente para dedicarse al mundo de los negocios, donde no le va nada mal. Sólo hará falta un duro golpe de autoestima (y una mujer, claro) para darse cuenta de que no todo está perdido y de que aún le queda esa última oportunidad.


En “Son de mar”, un profesor de literatura, Ulises, llega a la costa levantina para dar clase en un instituto de secundaria. Con la “Eneida” como lectura predilecta, conocerá ese verano a Martina, que lo llevará a la deriva como si del mismo protagonista de la “Odisea” se tratara.




Y ahora opositen, que todo esto les puede pasar también a ustedes. ¿O creen que todo se queda en las aulas?

Noelia Illán



No hay comentarios:

Publicar un comentario